Aclaración

Entiéndelo.

Eres un diminuto latido,
en el murmullo  de la vida.

Al final de tu ruta
solo te nombrarás por tus  goces.

No te pienses mar:
sino apenas ola.

No te llames bosque:
eres semilla.

No te  duelas pues
de lo que ajeno
te deslumbra.

Nadie lo posee.
No será tuyo.

Autor entrada: Orquídea Fong

Periodista y comunicóloga egresada de la UNAM.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *